miércoles, 14 de agosto de 2013

Mini escapada a Colonia, Uruguay


Colonia, es, en mi criterio, uno de los lugares más románticos de Suramerica. Mi esposo y yo nos divertimos viendo el atardecer en el puerto y descubrimos un antiguo restaurante rústico que ofrecía unos vinos deliciosos entre rincones particulares, perfectos para un brindis muy especial y diferente. Colonia es tranquilo y pequeño, se recorre en un solo día; para los chicos es ideal ya que pueden jugar y caminar mientras los adultos conocen, toman fotografías y simplemente descansan.

Un fin de semana es mas que suficiente aquí. Uno de los atractivos para llegar es el transporte, pues desde Buenos Aires existen los famosos "Buquebus", un barco que ofrece comodidades para tener un viaje placentero. Ahi mismo se pueden hacer compras, comer, y mientras navega sobre el Río de la Plata, puede disfrutar un hermoso show de tango. Si lo desea puede tomar unas mini clases de este baile folclórico Argentino tan famoso a nivel internacional. Dentro del Buquebus los chicos se distraen con los juegos que hay en los corredores y así, no tendrán problema en aburrirse o cansarse; "Buquebus" ofrece diferentes planes: puede elegir un viaje rápido que dura una hora o el viaje lento que dura tres. Puede llegar a Colonia y conocer por su propia cuenta o también puede comprar un "día natural" para q lo lleven directamente a una estancia, dar paseos en cabalgatas, en bicicletas y ser recibido con un suculento almuerzo criollo.

Si visita Colonia, no inolvidara el recorrido en el barrio antiguo que fue declarado Patrimonio histórico de la Humanidad por la Unesco en 1995; cuenta con 8 museos, acogedores restaurantes, bellos paisajes, caminos en piedra, casas pintorescas, se puede apreciar la panorámica de la ciudad desde el faro, las ruinas del convento de San Francisco y muchas cosas mas.

Nuestro bebé que en ese entonces tenía dos años, disfruto una cantidad la playa, que en realidad no es playa, sino que el Río de la Plata es demasiado ancho y da la impresión que fuera mar, y al rededor hay arena, en resumidas cuentas playa al fin y al cabo y fue suficiente para nosotros, le quitamos sus zapatos, remangamos su pantalón y allá estaba feliz jugando en el agua, casi no sale. Después hicimos un recorrido en un auto que alquilamos y conocimos la antigua plaza de toros y otras edificaciones importantes. Su gastronomía se destaca por la excelente calidad de su carne, pasta y vinos. Las artesanías son muy lindas. Es un excelente plan para ir en familia y tener un fin de semana diferente para despejar la mente.